Por $200 por mes, podés acercar muchas más sonrisas a los hospitales pediátricos.

 

La Dra. Maní Curí y el Dr. Atento llegaron a la habitación de Fiama. Estaba acostada, bien tapada. Su mamá estaba en la cama de al lado, también recostada. En medio de esa tranquilidad y silencio, los doctores propusieron jugar a “Dígalo con mímica” pero de animales. Fiama asintió con su cabeza. En medio del silencio, el juego se activó. El Dr. Atento tenía que hacer la mímica y Fiama tenía que adivinar con la Dra. Maní Curí.

Bien, dijo el Dr Atento, ahí va el primer animal. Se colocó las manos al costado de su cabeza, como orejas. Frunció la boca, la hizo chiquita y comenzó a moverse cortito y rápido. Fiama y la Dra. Maní Curí se miraron, Fiama sonrió y dijo que era un elefante. No, dijo el Dr. Atento, y siguió haciendo sus movimientos cortitos y rápidos. ¿Qué será?, dijo la Dra. Maní Curí. Y Fiama dijo: ya sé, es un cangrejo. No, dijo otra vez el Dr. Atento, y le agregó a su movimiento la acción de estar comiendo algo rápidamente. Fiama se sonrió, se sentó de golpe y dijo: ¡es un ratón! Sí, dijo el Dr. Atento y festejaron todos con alegría que Fiama había adivinado.

¿Hacemos otro?, preguntaron los doctores. Y Fiama, que ya estaba sentada y encendida, dijo entre gasas y vías: ¡sí, hagamos muchos! Entonces Dr. Atento se preparó para hacer su nuevo animal. Flexionó sus rodillas, se golpeó con los puños el pecho y se empezó a mover pasando de liana en liana. Fiama se dio cuenta enseguida de qué animal se trataba y dijo con fuerza ¡es un gorila! ¡Sí!, dijeron todos.

Hacemos uno más, dijeron los doctores. Y Fiama volvió a contestar ¡sí, hagamos muchos! Para hacer este animal el Dr. Atento salió de la habitación y se puso por fuera en la ventana que tenía la habitación. Se puso las manos a las costados de las orejas, pegando los dedos chiquitos contra la cabeza, y las comenzó a mover haciendo un movimiento como tapándose y destapándose las orejas. También puso la boca en forma de letra “O” y la abría y la cerraba mientras se movía lentamente por toda la ventana, incluso a veces se golpeaba contra la ventana. Fiama y la Dra. Maní Curí se reían y se miraban desconcertadas, no entendían bien qué animal podía ser. Las dos miraban hacia el techo con una de sus manos apoyada en la pera como quién busca la respuesta en el aire pensativamente hasta que Fiama gritó ¡es un pez! La Dra. Maní Curí salió de la habitación para decirle al Dr. Atento que era un pez y este festejó con movimientos alocados porque Fiama estaba en lo cierto.

Los doctores saludaron a Fiama, que se había quedado muy contenta por haber adivinado todos los animales, y se fueron pensando en qué dígalo con mímica podrían jugar la próxima vez.

Dra. Maní Curí (Luciana Buschi) y Dr. Atento (Demián Candal)
Hospital de Niños Pedro Elizalde (ex Casa Cuna)


    30 de agosto , 2018

Socios Estratégicos