Por $150 por mes, podés acercar muchas más sonrisas a los hospitales pediátricos.

Todos los artistas de Alegría Intensiva deben ser actores profesionales especializados en el arte clown y dominar, además, otras herramientas de las artes escénicas y musicales. La adaptación al ambiente y a los procedimientos hospitalarios son objeto de entrenamiento específico para todos los integrantes a través de cursos y capacitaciones de perfeccionamiento técnico y artístico.

¿Por qué trabajamos con clowns profesionales y no con voluntarios?

  • Porque creemos que las situaciones de hospital son sumamente complejas y poseen un alto grado de sufrimiento y por ende se requiere de personas altamente capacitadas y preparadas emocionalmente para trabajar con ellas.
  • Porque el arte de la improvisación opera con el “aquí y ahora” y genera reacciones en los niños, sus padres, el personal médico y no médico que sólo un profesional puede manejar y conducir para lograr el efecto lúdico deseado.
  • Porque, mucho más allá de la carcajada circunstancial, el trabajo de Alegría Intensiva apuesta a lograr una real comunicación y la transformación de una situación desfavorable en otra alegre y esperanzadora.
  • Porque apostamos a que nuestros beneficiarios reciban arte de alta calidad, sin perjuicio de su situación de salud, socioeconómica, etc.
  • Porque ello genera igualdad de oportunidades en el acceso a espectáculos artísticos de excelencia.
  • Por respeto a los niños, a sus padres, a los profesionales médicos y no médicos y porque queremos lo mejor para ellos.
  • Por respeto al arte Clown
  • Porque es una forma de profesar que el arte requiere de estudio, práctica y mucho profesionalismo. El sólo colocarte una nariz roja no te transforma en artista, mucho menos en payaso.

Socios Estratégicos