Vemos un niño con su mamá, del otro lado del vidrio, en una habitación aislada. No podemos entrar y ellos no pueden salir.

Saludamos desde lejos. El niño apoya su mano en el vidrio y el Dr. Preparado le choca los cinco, desde el otro lado del vidrio.

El niño vuelve a apoyar la mano y la Dra. Nivea le choca los cinco, del otro lado.

El Dr. Preparado apoya su tambor contra la ventana, de este lado del vidrio. El niño lo toca, del otro lado del vidrio. Y suena, no sabemos cómo, pero suena.

La Dra. Nivea acerca su sonajero a la ventana, de este lado del vidrio, y le muestra cómo puede tocarlo. El niño aprende con ojos atentos y lo toca, de aquel lado del vidrio. Y también suena, no sabemos cómo.

El Dr. Preparado acerca un centímetro al vidrio, de este lado de la ventana, y le muestra cómo puede estirarlo. El niño aprende con ojos entusiastas, y estira, de su lado del vidrio.

La Dra. Nivea acerca su burbujero, de este lado del vidrio, y le muestra cómo puede soplar. El niño, del otro lado del vidrio sopla, y las burbujas, no sabemos cómo, empiezan a llenar este y aquel lado, que son el mismo.

Y no sabemos cómo, pero quedan flotando en nuestro corazón.

Dra. Nivea Pons (Lucía Schaab) y Dr. Preparado (Leo Quiroz)
Hospital Posadas


    29 de noviembre , 2017