mariposa

Llega el Dr. Patrimonio a la sala de espera y se para contra la pared mirando hacia la gente que estaba sentada. No hace nada más que mirarlos.

Un ratito más tarde, entra el Dr. Bolsillo y se para a su lado. Mira a la gente y no hace nada más.

Luego, un nene que estaba ahí sentado se para a su lado. Miran juntos a la gente que los mira.

Llega corriendo la Dra. Rotunda, atolondrada, pidiendo disculpas por la demora. Se para al lado del nene y les dice a los tres:
– ¡Ya estoy lista! ¿Qué canción vamos a cantar?

Los doctores, sin saber qué responder, miran al niño buscando ayuda y él dice:
– La canción de La Mariposa…

¡Perfecto! ¡Van a cantar la canción de la Mariposa!
Pero el Dr. Patrimonio y el Dr. Bolsillo no saben esa canción. ¡Y la Dra. Rotunda tampoco! Y el nene… ¡¡tampoco!!

Disimulando, los cuatro se ponen de acuerdo para interpretar la canción sin que nadie note que la están inventando en el momento.

La Dra. Rotunda hace un baile para poder agacharse y quedar a la altura del nene, que en el oído le dice la primer frase inventada de la canción.

Bailando, vuelve a pararse y canta lo que le acaban de soplar: – “Estaba la Maripooooosa…”

El Dr. Patrimonio y el Dr. Bolsillo cantan a coro, repitiendo: – “Estaba la Maripooooosa…”

La Dra. Rotunda vuelve a hacer el baile que le permite agacharse para escuchar del nene la segunda frase de la canción inventada. El nene piensa un poco y se la dice al oído. Rotunda canta:
– “Batiendo chocolaaaaaate…”

Y los doctores cantan a coro: – “Batiendo chocolaaaaaate…”

Se repite el baile. Una vez más el nene canta al oído de la doctora la letra de su canción inventada y ella la canta fuerte:
– “Para su veciiiiiiino…”

Y los doctores: – “Para su veciiiiiiino…”

¡Ya aprendieron la canción! Ahora la cantan juntos y la bailan felices.
– “Estaba la mariposaaaasa, batiendo chocolaaaate, para su veciiiiino”

Están tan contentos que bailan y bailan como locos y así, bailando, se van por el pasillo.
El nene se queda parado donde estaba y continúa cantando la canción mientras los doctores se van.

La Dra. Stacatta, que había visto todo, se para al lado del nene y exclama:
– ¡Señoras y señores! ¡El mejor músico del lugar! Por favor, denle un gran aplauso al compositor de la canción de La Mariposa!

Y estalla una hermosa ovación que el nene recibe con una reverencia. La Dra. Stacatta le agradece con un abrazo y se va por el pasillo en busca de sus compañeros. Ese pasillo en el que todavía se escuchan los aplausos.
Dra. Rotunda (Maqui Figueroa), Dr. Patrimonio (Gastón Meneghetti), Dr. Bolsillo (Juan Noodt) y Dra. Stacatta (Silvina Sznajder)
Hospital de Niños Pedro Elizalde
(ex Casa Cuna)


    2 de junio , 2015